sábado, 29 de mayo de 2010

Sueño

                                                        

El serafín se nutre de la gloria,
del puro amor y del perfecto gozo;
yo, pobre y débil niña, sólo veo
en el copón sagrado
de la leche el color y la figura.
Mas la leche es un bien para la infancia.
Del corazón divino el amor no halla igual...

¡Oh tierno amor, potencia incalculable!
¡Mi hostia blanca es la leche virginal!

Tú eres, Jesús, la flor que acaba de entre abrirse,
contemplando aquí estoy tu despertar primero.

Tú eres, Jesús, la encantadora rosa,
el capullito fresco, gracioso y encarnado.
Los purísimos brazos de tu Madre querida
son para ti tu cuna y trono real.

Es tu sol dulce el seno de María,
tu rocío, la leche virginal.

Obra:Sueño
Mixto /Cr
aton de leche

No hay comentarios:

Publicar un comentario