domingo, 30 de mayo de 2010

Retrato de mi madre.


Espíritu muéveme a orar, cuando nada deseo ,de las cosas que me anclan en el mundo de los hombres. ¡Cuántas quisiera de maravillosas frases, para incitarte a escuchar, Señor, palabras mías! No te asombres si mi boca es más para callar, y si mi cara gris no sea tan clara, cual los hipérboreos que alimentas. Con tu aliento disipas las tormentas; entonces, Padre, escucha la oración dicha entre soñolientas lágrimas, y mantén tu compasión.

Obra:Retrato de mi madre.
mix/papel(2010)
de Hubert Caño

No hay comentarios:

Publicar un comentario