sábado, 29 de mayo de 2010

Los corazones de plomo se convierten en un conjuro

Los corazones de plomo se convierten en un conjuro (a través de la imagen y la palabra) contra el dolor del amor traicionado, no correspondido o el amor dolorosamente vivido. Sin entrar en el vital problema sobre la interacción entre el contenido y la forma, donde la forma generalmente se privilegia sobre el contenido como el elemento esencial y superior del arte, al punto de considerar a la música como la más perfecta de las artes, ya que la forma se ha convertido en su propio contenido, señalaremos aquí que al interpretar la función mágica en la obra de Hubert Caño, nos referimos tanto a la forma como al contenido.
La representación sub-realista mágica se convierte desde esta óptica en el contenido formal idóneo para la expresión, intención o función artística de la obra de Caño. La figura de la mujer gorda omnipresente en esta obra adquiere la importancia del símbolo que, a través de la repetición, es el medio de expresión del tema artístico; desde la rebelión contra la hipocresía religiosa, pasando porla rebelión más íntima de experiencias vividas hasta llegar al humor burlón de situaciones ridículas. Al punto de que el propio artista se confunde y se funde en la forma – contenido de mujer gorda en muchos cuadros. Esta forma y estilo se valida en la medida que exista un público que descifre este lenguaje como experiencia individual y a la vez del otro o de los otros, de la humanidad. En la sociedad del futuro y en ésta, la propuesta de la coexistencia de la multiplicidad de los estilos como válidos promueve la libertad del arte alcanzada por su capacidad de unir al ser humano con el mundo y consigo mismo, en su capacidad de alcanzar la totalidad en la producción y expresión más individual y específica. La obra de Hubert Caño ha sido clasificada muchas veces como casi confesional. Aún así, recordemos que el contenido o tema de una obra de arte nunca se expresa directamente. La ubicuidad del significado artístico permite que el espectador se convierta en creador añadiéndole su propio significado.

• La autora es Profesora de la Universidad de Puerto Rico. Posee una maestría
en artes de la Universidad de Harvard. Actualmente realiza la investigación
para su tesis de Doctorado en Filosofía y Letras del Centro de
Estudios de Puerto Rico y el Caribe, San Juan, Puerto Rico.

http://www.literalmagazine.com/pdf/l2_cano.pdf 

Obra: Las chicas bronceadas
           oleo sobre papel
           1990 Hubert Caño

Exhibición Corazon de plomo

Antiguo convento de los Dominicos

No hay comentarios:

Publicar un comentario